LAS NUEVAS FORMAS COMUNICACIONALES QUE REQUIERE LA TRANSMISIÓN DE LA ENSEÑANZA

Por Manuel Arduino Pavón

Para los individuos de las subrazas cuarta, quinta y sexta, que en líneas generales constituyen el poder pensante mundial, la vía recomendable para ofrecer la instrucción con que cuenta la actual humanidad debería tener presentes los principios dominantemente activos en tales cuadros y en las generaciones etarias que se les adscriben, de forma de procurar un doble efecto: la comprensión sintética de lo comunicado y el ofrecer soportes para la práctica de la apertura y la contemplación mental, siempre a través de los medios expresivos a los que nos estamos refiriendo.

Siendo las matemáticas la única Ciencia Exacta disponible para la familia humana y teniendo en cuenta que en todos los períodos conocidos los esoteristas han logrado reducir a cifras aritméticas, numéricas, y a signos y símbolos geométricos, el corazón de la instrucción sapiencial, conviene a este ciclo en particular el ensayar soluciones alineadas con ese ejercicio, como se advierte con la prevalencia de la unidad mental en un caso y de la incipiente manifestación de la inspiración y la imaginación, figurada y abstracta, en el otro.

Algunas iglesias cristianas en el norte del mundo desde hace años han comenzado a esquematizar los estudios bíblicos, a expresarlos sinópticamente. En el mismo sentido y canalizando el paradigma entrante, sería del todo adecuado que las editoriales y los autores que abrevan de la Tradición Unánime, apelaran al empleo de cartografías, esquemas, diagramas, colores, espacios, signos, y otros recursos que mejor se asimilan a una mente concreta que busca su expansión hacia la esfera causal. Naturalmente, estos manuales diagramáticos deberían dar lugar también a construcciones o diseños mandálicos regenerados, particularmente para que andando el tiempo puedan servir de soportes para la práctica de la meditación, reflexiva o sintética, con o sin semilla, inicialmente a través de una impresión visual de conjunto. Análogamente y en el mismo sentido, a estas variedades editoriales se le deberían adosar conexiones automatizadas a fragmentos sonoros o eventualmente musicales en todo armónicos, matemática y lógicamente, con los esquemas, mapas y diagramas mentales planteados, que se abrieran de forma programada y automática.

En el mismo sentido y ahora refiriéndonos a las unidades humanas naturales de la sexta subraza raíz, la realidad virtual y expandida funcionaría como vislumbre o evidencia imaginativa, progresivamente y cada vez más abstracta, calificada para servir de soporte a la práctica contemplativa, ofreciendo una referencia o simbolismo no figurativo, cada vez más “acuariano” y empático o afín al desarrollo de la mente una, la transmutada mente causal asimilada a la inspiración intuitiva.

No pasará mucho tiempo hasta que nuevas invenciones en el orden de los instrumentos expresivos vengan a escena. Es posible que aplicando la tabla de correspondencias entre los sentidos físicos, astrales, mentales (intuitivos y átmicos), tal cual fuera ofrecida al mundo por D.K., el Maestro El Tibetano, por ejemplo en su “Tratado sobre Fuego Cósmico”, los inventores y diseñadores de nuevas reglas de juego comunicacionales puedan conforman estos “idiomas de síntesis precursores”, cada vez más asimilados a la capacidad de producir, iluminar y colorar los símbolos codificados para la telepatía etérica y mental, tal cual esta se presenta como evolutiva práctica superadora de la conocida transmisión del pensamiento articulado.

Como en este último modelo también se advierte, el esfuerzo jerárquico parece apuntar en dirección a la gradual trascendencia de las lenguas fragmentarias, morfo-gnómicas, y a la gestación o evocación de “lenguas arquetípicas con su raíz en el Silencio”, adaptaciones gnósticas y latentes del ritmo primordial en unidad con la luz siempre presente, del todo conectadas con los campos y principios iluminativos y para-espirituales: en otras palabras, una todavía más sintética e inclusiva lengua colectiva, adecuada expresión del “batimiento reflexivo de las alas del Trascendente e Inmanente Ave de Hamsa (Aum)”.

Nuevo ebook por Manuel Arduino Pavón «La Magia Oculta del Corazón» ya disponible en Anillo de Luz.