El virus que nos quita la respiración

Este Equinoccio de primavera nos brinda una gran oportunidad para enfrentarnos a nuestra sombra.  Es el momento de reflexionar, mas que nunca, ya que no podemos salir de casa.  Es el momento para estar presente en nuestro cuerpo físico, ya que estamos acechados por un virus que intenta dejarnos sin aliento. Y esto no es una carrera de 100 metros, esto ahora es un maratón.

Quien soy yo como ser humano? Cuales son mis miedos?

Estas dos preguntas son extremadamente importantes ahora. Los que llevamos practicando meditación y terápias sanadoras- este es el momento cuando todos nosotros tenemos que contar con esas practicas, da igual cual sean porque esto nos dará resisliencia.

La incertidumbre, sobre nuestra salud, o nuestra economía, o nuestras relaciones, es el gatillo que dispara nuestros miedos. El trauma colectivo aflora justamente en estos momentos y todo parece mas terrorífico porque no podemos evitar conectar con el.

Esto no es una carrera de 100 metros, esto ahora es un maratón de muchos kilometros.

Para que nuestros sistemas nerviosos puedan aguantar este periodo de estrés sumamente grande al que estamos sometidos debemos conectar con nuestra vulnerabilidad y con los miedos que surgen. Algunos de estos no son relacionados a lo que realmente esta ocurriendo, si no que ya existían en nuestros cuerpos por traumas que arrastramos de nuestras infancias, por experiencias o simplemente por herencia. Nuestro cuerpo tiene cientos de miles de años, la inteligencia que guarda es la inteligencia de nuestros ancestros. Al igual que puede que guarde los traumas pasados también guarda la capacidad de superarlos. Esa resistencia que tienen nuestras células para poder actuar frente a un problema es la misma inteligencia que existe dentro de cada uno de nosotros para darnos valentía en cada momento.

Nuestro propio proceso interno en estos momentos para saber si estamos acelerándonos o evitando algo es muy importante para reconocer esas partes de nuestro cuerpo donde se están activando memorias o traumas.  Debemos aprender a auto-regular nuestras emociones y nuestras reacciones para poder estar presentes para nosotros mismo y para los demás. Nuestra sombra y la sombra colectiva tiene que ser procesada. Debemos tomar este tiempo para digerir nuestra experiencia individual y colectiva, para que no se acumule, para que los niveles de estrés no suban mas a causa de no poder digerir todas estas experiencias actuales.

El mundo ya no será el mismo y todas las inseguridades y la incertidumbre sobre el futuro deben ser procesadas con responsabilidad. El acto de presenciar es donde se integra el pasado y desde donde nace el futuro. Sin presenciar no podemos innovar. La innovación es una función de presenciar. Ahora que no podemos salir a ningún lado, podemos utilizar parte de este tiempo para hacer practicas contemplativas y simplemente presenciar. Es así como podemos integrar el pasado y innovar hacia el futuro. Utiliza parte de tu tiempo cada día par estar presente.

Es curioso que este virus ataque directamente los pulmones. Para empezar, lo mas importante en estos momentos es nuestra respiración. Nuestra respiración esta conectada a todos los niveles de nuestro desarrollo- desde que naciste hasta ahora estas conectado a tu respiración sin pausa. Entonces cuando nos conectamos a ella a través de la observación nos conectamos con todo nuestro ser.  Cuando empiezas a sentir que te aceleras, que te pones nervioso o sientas miedo, conecta a tu respiración y empieza a alentar tu exhalación y sigue esa exhalación dentro de tu cuerpo, vuelve a coger otra respiración y síguela dentro de tu cuerpo cada vez, observando tu postura, disfrutando de la simplicidad de estar dentro de tu cuerpo y de respirar. 

Nuestra humanidad es lo principal ahora y debemos cultivar la responsabilidad. Que es la responsabilidad? La habilidad para responder a cada momento. Si estoy reactiva y reaccionando entonces el pasado esta guiando mi presente. Si estoy respondiendo, estoy en resonancia con el presente momento. Responder es dar. Respira. Observa. Responde. No reacciones. Respira, observa y siente… Y entonces llegaras a ese espacio desde donde juntos podremos superarlo todo.

Es muy importante que sigamos en comunidad a pesar de estos momentos de confinamiento. Debemos crear resiliencia en nuestras mentes, cuerpos y en nuestras comunidades. En estos momentos es aun mas importante no perder nuestra humanidad y no aislarnos de los unos a los otros. El mundo que vamos a crear después de esto será el que hayamos imaginado ahora. No podemos dejar que nuestros miedos tomen las riendas de la situación. Respira. 

Gracias a Thomas Hübl por su conferencia ayer que ha inspirado este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *